sábado, 11 de abril de 2015

SOBRE EL CUERPO _ SOBRE EL AMOR [ HENRI CARTIER-BRESSON - LACAN / FREUD - NIEZSTCHE - SARTRE Y NANCY] DR. ROMÁN REYES SANCHEZ _ UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID .

http://youtu.be/R76sjh4Aqgo
 

 SOBRE EL CUERPO _ SOBRE EL AMOR [ Henri Cartier-Bresson - Lacan / Freud - (Niezsche - Sartre y Nancy] Dr. Román Reyes Sanchez _ Universidad Complutense de Madrid .





TEXTO: SOBRE EL CUERPO / SOBRE EL AMOR.-

Dr. Román Reyes

http://youtu.be/R76sjh4Aqgo
Un cuerpo es de naturaleza tal que toca y puede ser tocado. Aún más, desaparece como cuerpo si pierde esa propiedad. Lo mismo sucede con la perspectiva olor, mirada o deseo. La geometría del cuerpo se fundamenta sobre supuestos excluyentes: ha de tener la facultad de limitar y sir limitado por otros cuerpos. También sucede con la geometría del deseo. Y con la de la percepción olorosa. Con la cromática y con la melódica. || La mirada inherente a la condición de cuerpo funda la (desarrolla una) lógica de la cercanía o alejamiento. Acortando o prolongando distancias. Y la de un específico cálculo de probabilidades de acercamiento o lejanía entre cuerpos. La función 'mirada' (o enfoque) hace que dos cuerpos anteriormente cercanos vuelvan a re-encontrarse. O a distanciarse aún más. En la realidad o en la ficción. O en el deseo. || La instantaneidad. Ése es el secreto que se esconde tras la mirada del fotógrafo. Ese momento que concilia plenitud y simplicidad. Ni demasiado tarde ni demasiado pronto. 'Il m'arive que je suis moi ... et je sui icí'. Es lo único que me ha sucedido. Porque yo estuve allí. El instante, ese instante ha quedado suspendido. 'L'instant décisif''. Por mucho que me hubiese gustado que pasase (Sartre). Gracias a la mirada del fotógrafo. || Ésa es, según la entendía Henri Cartier-Bresson, la cotidiana mirada del fotógrafo: captar el momento preciso, valorado y precario al mismo tiempo. El momento de la pasión. De su plenitud. Sentir el cuerpo del otro, deseando mostrar/acariciar el suyo. Un tacto con contacto. Que funde melodías, colores y olores. La pérdida de/en la unidad sublime. Que genera el (re)encuentro. Cuando el azar conjura cualquier diseño. Cualquier imagen que distorsione esa fusión. Ese juego que sólo saben jugar los amantes. Cuando son capaces de soñar con los ojos cerrados. || Yo usurpo, al sentirme amando/amada, esa `mirada profesional' del fotógrafo. Pero también la del artista. La del creador. Sea pintor o cineasta. Sea escritor o poeta. Sea un resistente. O un revolucionario. Un cuentacuentos o un simple paseante/transeúnte. || Amar es un verbo reflexivo. Un acto reflexivo. Se conjuga siempre en presente indicativo: 'En este preciso momento yo estoy amando y porque me siento amada por otro tengo la certeza de que es real'. De que 'yo soy real'. 'En este preciso momento tú/nosotros (...)'. En este tiempo que los filólogos llaman 'incoativo'. || Amar es, por tanto, una 'pasión útil/necesaria', si en el mismo instante hay otro que, con respecto a mí, hace o siente lo mismo que yo con respecto a él. O viceversa. O cree una que ese otro existe. Que 'está ahí'. A la espera. O a la escucha. En el segundo supuesto (creer que una es correspondida) el objeto de/l deseo (Lacan / Freud) es una construcción asimismo útil. Pero estéril. No genera voluntad de permanencia. Ni complicidad visible. Genera, en todo caso, una 'creatividad cerrada'. 'Auto-contemplativa'. || Los amantes son capaces de estar ahí, estando aquí. Una puede acariciar el cuerpo del otro acariciándose a sí misma. Una forma, pretendidamente inconsciente, de re-crear la fusión previa. El otro está siempre aquí. Aunque el momento le sitúa provisionalmente allí. Un uso de la geometría del deseo, que no está al alcance de cualquiera. || La lejanía deja de ser una dimensión geográfica, topológica. Lejano se convierte así en lo que está más cercano. Más profundo. Más intenso. La pérdida ni siquiera es 'lejanía de la lejanía' (Niezsche). || Porque amar es amarse, una se pierde al confundirse con el otro. Al penetrar en él. Al invadirle. Y en todo eso otro que le rodea. Porque amar es amarse, uno se pierde al confundirse con ella. Y con todo eso otro que le hace bella y deseable. Tal como ella es, o está. Tal como uno es, o está.
 http://www.theoria.eu/gif/galerias/RomanReyes_ViolenciaGenero.jpg
Dr. Román Reyes - 2014
Universidad Complutense de Madrid

Excelente Profesor Dr. Román Reyes ! Filosofía y poética del cuerpo -Fenomenología, ontología y poética del cuerpo' en el marco de la intimidad familiar amorosa. Me evoca a J. L. Nancy y un escrito mío Sobre La Fotografía, las formas del olvido; Del furor de la imagen al frenesí de lo real" .. Sartre, Freud, Topología del cuerpo, De Freud a Nietzsche y mucho más.
Felicitaciones ! 

Adolfo Vásquez Rocca D.Phil


http://youtu.be/R76sjh4Aqgo

 


TEXTO: ¿QUÉ ES FILOSOFÍA?

Dr. Román Reyes Sanchez 

¿QUÉ ES FILOSOFÍA?.- Dicen que amar es (ser capaz de) formular preguntas que nadie va a (poder) responder. Ni siquiera una misma. Incluso esta afirmación es una temeridad. El filósofo se hace preguntas porque si dejara de hacerlas, si enmudeciera, no existiría la filosofía. El silencio del filósofo es su tragedia. La tragedia. Y su propia perdición. La perdición. Pero también es la tragedia y la perdición de quienes se habían acostumbrado a dejarse sorprender (Θαυμάζειν, Thaumazein) por esa pregunta que jamás alguien había pronunciado antes, como la formula 'ahora' el filósofo. Sin saber cuándo ni dónde se hizo por vez primera semejante pregunta. Si hubo 'alguna vez'. O 'ninguna vez'. Y, sin embargo, el filósofo sigue cuestionando lo evidente', dejando que la pregunta quede en un viento que todos creemos controlar. Porque la voluntad del filósofo, como la de los amantes, es recibir alguna respuesta. Como respuesta es ya haber podido formularme hoy estas preguntas.




"En el amor hay algo que no llamaré imperfecto, porque la imperfección está en nosotros, pero sí algo que no hemos comprendido. (...) El amor es terriblemente estable, y a cada uno nos toca una sola porción, digamos una ración. Puede presentarse en infinidad de formas, y volcarse en una infinidad de personas. Pero es limitado en su cantidad, se gasta, se aja y estropea antes de haber alcanzado su verdadero objeto. Su meta está en alguna de las regiones de la psique, donde puede llegar a reconocerse como un amor a sí mismo, fundamento sobre el que alzamos una especie de salud del espíritu" (Lawrence Durrell, "El Cuarteto de Alejandría. Justine")


 Madrid 3 de Julio del 2014 
 http://youtu.be/obtnWkLTbOU